Lo mejor de Praga, Viena y Budapest

author photo
Escrito por
5 Enero 2017

Viajes: Descubrir lo mejor de Praga, Viena y Budapest

¡Hola biduzzeros! ¿Nos vamos de viaje? En el post de hoy, descubrimos la forma de conocer tres países diferentes en un mismo viaje. Praga, Viena y Budapest. Gracias a la cercanía que hay entre estas tres capitales y a las buenas comunicaciones, es muy común hacer un circuito y conocer las tres ciudades. Se ha convertido en un “pack indivisible” para cualquier viajero que quiera conocer el centro de Europa. La República Checa, Austria y Hungría tiene un legado histórico, artístico y cultural que harán que nuestro viaje sea inolvidable.

Por proximidad, con respecto a España, comenzamos con Praga, luego visitaremos Viena y por último Budapest.

PRAGA

Es conocida como la ciudad dorada, ya que la piedra con la que están construidos la mayoría de edificios brilla con el sol y le da un aspecto dorado. Es una de las ciudades más visitadas del mundo, capital de la República Checa y de Bohemia. Por lo general es una ciudad barata, tanto en medios de transportes como para pasar una estancia agradable y sin sorpresas. Sus inviernos suelen ser fríos con una media de 0 grados pero… ver Paga nevado ¡es precioso! Describir todas las maravillas de esta ciudad es imposible, no tiene límites. Sus museos como el Nacional, el Judío, el del Juguete, por citar algunos de tantos, son solo un pequeño ejemplo de la oferta cultural que tiene Praga. Sinceramente, la cantidad de museos es increíble, pero os recomendamos que os perdáis también por las calles de Praga, por su casco histórico, Patrimonio de la Humanidad, para descubrir las verdaderas maravillas de la ciudad.

¿Habéis oído hablar alguna vez del reloj astronómico de Praga? Pues veréis, este es el más antiguo de Europa y está situado en la plaza de la Ciudad Vieja, donde está el Ayuntamiento. Lo curioso de este reloj es que cada hora salen unas figuritas que representan los 12 apóstoles, además de tres figuras más que representan la vanidad, la lujuria y la avaricia, y una última con forma de esqueleto que representa la muerte. Al final, sale un gallo aleteando y cantando y entonces comienzan a sonar las campanadas. ¡No os lo podéis perder!

Muy cerca de esta plaza a pocos minutos andando, nos encontramos el Puente  Carlos, seguro que lo atravesaremos unas cuantas veces durante nuestra estancia. Es un espectáculo visitar este puente a distintas horas del día, ya que se encuentra amenizado por grupos de música de jazz u otros estilos, y podremos contemplar las 30 estatuas góticas y las tres torres que custodian el puente. Esta puede considerarse como una de las construcciones góticas más importantes del mundo.

Y no podemos hablar de Praga sin nombrar al Moldava, su río, que la atraviesa de sur a norte. Muy recomendable es pasear a lo largo del río y poder cenar en uno de sus barquitos.

Perderse por sus rincones, encontrarse con el Callejón de Oro, la Catedral de San Vito, el teatro Estatal y tomarse una cerveza bien fresquita, es una buena manera de disfrutar la estancia. También, para los que os atreváis, podéis probar la absenta, totalmente legal en Praga. Es una bebida alucinógena y prohibida en muchos países, pero que es muy común verla en cualquier taberna praguense, aunque es más conocida como el hada verde, fuente de inspiración de muchos artistas como Picasso o Hemingway y con sabor anisado, cuenta con una alta concentración alcohólica.

Una de las construcciones que hace un contraste increíble con el estilo gótico de la ciudad es La Casa Danzante. Muy polémico al principio por romper con la estética de la ciudad y que simula a una pareja de bailarines. Actualmente, se ha convertido en otro de los símbolos de la ciudad.

Y desde aquí, ¡nos vamos a Viena! A la capital Austriaca podemos ir en tren, esto nos llevará sólo unas tres horas más o menos.

VIENA

Llegamos a Viena, una ciudad considerada como una de las principales capitales culturales de Europa, además de capital de la música, gracias a la fama que le otorgan músicos como Mozart y Beethoven. Una ciudad encantadora que destaca por su limpieza y su seguridad.

De todas las capitales de la vieja Europa, esta es la que menos ha sufrido el deterioro del tiempo. ¡Y es que aquí huele a nobleza, a cultura, a música clásica…! Deambular por el enorme casco antiguo de Viena o pasear por la avenida de Ring puede ser una fuente continua de sorpresas.

En el Hofbourg, el palacio imperial, podemos visitar los apartamentos del emperador y de su esposa Sissí, admirar las joyas del imperio romano-germánico y del austriaco, ¡el amante del arte tiene para entretenerse! Aquí se encuentra la famosa Escuela Española de Equitación, con todos sus caballos blancos y que, precisamente el 26 de junio de este año celebra su 450 aniversario con una gran gala. ¿A qué esperas?

El Rathaus o Ayuntamiento, de estilo gótico, está situado en el Ring, construido tras el derrumbe de las murallas que rodeaban la ciudad en 1857. Aquí también se encuentra la Universidad, la Ópera del Estado, el Teatro Nacional y el Parlamento.

El casco viejo se agrupa en torno a la Catedral de San Esteban, que fue bombardeada en dos ocasiones y a fuerza de trabajos se ha convertido en el más bello edificio gótico de Austria, cuyo campanario, el  “Stelet”, es el símbolo de la capital. Pero, si quieres disfrutar de la panorámica que ofrece el campanario, tendrás que subir ¡458 escalones! ¿preparados? Aunque, si no te apetece, también puedes subir en ascensor.

Aunque San Esteban sea la catedral de Viena, a las afueras del casco antiguo nos encontramos con la iglesia de San Carlos Borromeo, una iglesia muy significativa y especial. Cuenta con una gran cúpula, y dos columnas, imitación de las de Trajano, barrocas, adornadas con bajorrelieves que ilustran la vida de San Carlos.

Viena cuenta con numerosos “pulmones”, como el Stadtpark, Burggarten o, el Prater que con su noria gigantesca se ha convertido en otro de los símbolos de la ciudad. El parque del Prater es divertido y emocionante. Puedes vivir algo de desenfreno con sus muchas atracciones, subirte al Prater y disfrutar de la altura pero también puedes descansar y relajarte en alguno de sus prados extensos con su arboleda.

Al anochecer, por el barrio de Grinzing, al norte a las afueras de la ciudad, es una maravilla pasear, formado por casitas bajas, la mayoría tabernas con un encanto especial, con un ambiente jovial y amistoso, donde se puede beber vino de la casa, comer los deliciosos pollitos vieneses, (en Agustinerkeller los hacen riquísimos) y escuchar música de los violines zíngaros en directo.

Otra institución vienesa son los cafés. En ellos podemos degustar la deliciosa repostería vienesa, sobre todo la Sachertorte, oyendo en la cítara casi siempre la música de la banda sonora de El Tercer Hombre.

¿Cuantas veces habremos visto el concierto de año nuevo? Pues en contra de lo que piensa mucha gente, no se celebra en la Ópera, si no en el Musikverein, dicen que la acústica aquí es espectacular. Aunque asistir es complicado ya que es muy difícil conseguir entradas. Estan se consiguen mediante un sorteo al que hay que apuntarse antes del 23 de enero del ¡año anterior!

Después de disfrutar de la grandeza de Viena, y a tan sólo tres horitas en tren, ¿qué os parece si cambiamos de país?. Nos vamos a Hungría, ¡hasta Budapest!

BUDAPEST

Una de las grandes ciudades de Centroeuropa que cuenta con una red de ferrocarriles urbanos y suburbanos que cubre toda la ciudad, y es que el primer metro de Europa entró en servicio en Budapest. La ciudad está unida al Danubio por sus seis puentes, el más antiguo es el puente de las Cadenas, el cual se encuentra guardado por la figura de cuatro leones.

En la orilla izquierda del Danubio nos encontramos el Parlamento, el edificio más conocido de la ciudad, un símbolo. Si pasáis por el puente Isabel, el puente más moderno, podéis encontrar la parte más antigua de Pest. Tenemos que tener en cuenta que anteriormente esta ciudad estaba dividida en dos, Buda y Pest separadas por el Danubio. Actualmente están unidas y forman una de las ciudades más grandes de Europa.

Una vez que crucemos este puente nos encontramos con la plaza Varosmarty, y de esta arranca la calle Vaci, la calle comercial más importante de Budapest, peatonal y repleta de tiendas, centros comerciales, restaurantes. Si eres amante de las compras, este es tu sitio, sin lugar a dudas.

Una de las cosas que no puedes perderte si vas a Budapest es el Barrio Viejo, o Barrio del Castillo junto al Palacio Real, en este barrio vivieron, entre otros, personajes como Beethoven o Haydn.

Ver cosas preciosas en Budapest es totalmente normal. Una forma de verlo todo a la vez, es desde la Ciudadela de Budapest. Desde aquí podremos disfrutar posiblemente de las vistas más bonitas de la ciudad.

Y vamos a hacer una paradita para comer, ¿no? Ir a Budapest y no probar el goulash ¡tiene delito! Podemos ir a probarlo al Mercado Central. Aunque aquí, en España, nos lo presenten como una comida “seca”, realmente es como una sopa. Lo que requiere el aire húmedo y el frío intenso de Budapest es un buen plato de goulash, alto en calorías, rico en vitaminas y levemente picante debido al mucho pimentón que le echan.

Después de comernos el goulash podemos visitar un bar ruina. Sí, sí, un bar ruina. Estos bares consisten en lo siguiente: Un grupo de personas le propone al Ayuntamiento convertir un edificio en ruinas o abandonado en un bar, y normalmente el Ayuntamiento accede a estas propuestas, ¿no es maravilloso? Las personas que se encargan de los bares suelen ser personas bohemias, relacionadas con el arte, la decoración y la cultura. Organizan actividades culturales en los bares. Bares ruinas, hay muchos, pero uno de los mejores, y que deberías visitar, es el Szimpla Kert o Jardín Simple, uno de los bares más famosos del mundo en pleno centro de Budapest. Estos locales son muy divertidos, decoradas las paredes con objetos extraños, antiguos, o pintadas por jóvenes contemporáneos.

Bueno, biduzzeros, esperamos que os haya gustado este breve itinerario para conocer algunas de las cosas más importantes de cada una de las tres ciudades, aunque es imposible detallar todo, porque la grandeza y la variedad de detalles de los destinos es innumerable. ¡Espero que ahora te sobren los motivos para coger tus maletas y escaparte!

En Biduzz encontrarás una amplia oferta entre la que elegir. Bajate la App y chatea con tu #Biduzzer para descubrir lugares que hay que visitar al menos una vez en la vida. Realmente merecen la pena.

author photo

Experta en destinos de asfalto

Otros artículos interesantes

biduzzers destacados

Lucía Nebreda

Experta en destinos de asfalto
47 artículos publicados

Irene González

Experta en Escapadas
14 artículos publicados

María Velázquez

Experta en destinos culturales
12 artículos publicados

Begoña Méndez

Experta en turismo salvaje
5 artículos publicados

Miriam Usal

4 artículos publicados

Desiree Usal

4 artículos publicados

Marta Peregrina

2 artículos publicados

Maribel Sánchez

0 artículos publicados

Permanece informado de todas las novedades en Biduzz a través de nuestras redes sociales

Con el apoyo de las siguientes entidades:

Seguridad certificada por las siguientes entidades: